Vanguardismo de hormigón

  • Arquitecto: Santiago Rey Pedreira
  • Fecha: 1953-1955
  • Dirección: Praza de Ourense, 1

El Quiosco de la Plaza de Ourense está ubicado en la intersección entre las calles Padre Feijoo, Fontán y Sánchez Bregua, y es una obra clave para entender cómo se desarrolló la arquitectura racionalista en Galicia. Este estilo tuvo alcance en todo el mundo en la primera mitad del siglo XX y en Europa está presente en casi todos los países teniendo como referente a la Escuela Bauhaus. En nuestra ciudad, el Racionalismo adquiere unas características propias gracias a urbanistas como Santiago Rey Pedreira, quien, en los años 50, buscó una solución para esta pequeña plaza estratégicamente situada entre el Puerto y las viviendas del Ensanche.

El resultado es este armónico palacete cuyo exterior evoca las galerías de la fachada marítima pero con formas mucho más depuradas y una estructura vanguardista que recuerda a los quioscos de prensa franceses. Aquí el juego de volúmenes, el movimiento y la iluminación natural sustituyen la decoración sin medida característica del Eclecticismo, estilo predominante en la ciudad en las primeras décadas del siglo XX y del cual son ejemplos La Terraza o el Ayuntamiento de María Pita.

Se trataba de hacer un edificio polivalente de uso público en una plaza irregular pero muy importante por su ubicación y por la cantidad de tránsito que generaba a su alrededor. Así, las seis láminas curvas, en forma de pétalos o gajos de naranja, delimitan los seis sectores del edificio, en el cual se instalan puestos de venta de prensa, tabaco o flores, una zona dedicada a oficinas municipales y unos aseos. Actualmente, alberga un bar-cafetería que ha recuperado uno de los usos que lo hicieron más popular a finales del siglo XX: la venta de bocadillos de calamares.

Imagen histórica de la plaza de Ourense y el quiosco central.
Foto histórica de la Plaza de Ourense y el Quiosco central.

Santiago Rey Pedreira, coautor junto a Antonio Tenreiro del Mercado de San Agustín, opta por una planta circular de 7,50 metros y una bóveda de hormigón en forma de sombrilla. De nuevo, como en el citado mercado, toma como referencia los sistemas estructurales del ingeniero madrileño Eduardo Torroja, referente internacional en la construcción en hormigón y autor del Hipódromo de la Zarzuela.

La carpintería de madera pintada en blanco, las pequeñas ventanas de vidrio y los juegos de luz de los tabiques con espejo (estos últimos desaparecidos) consiguen crear una continuidad con la identidad de la arquitectura coruñesa pero introduciendo las novedades constructivas y la filosofía urbanística propia de los nuevos tiempos.

El arquitecto: Santiago Rey Pedreira

Santiago Rey Pedreira
Santiago Rey Pedreira

Santiago Rey Pedreira (A Coruña 1902-1977) es autor de emblemáticos edificios de la ciudad como el Mercado de San Agustín, el Estadio Municipal de Riazor o Torre Coruña, con cubiertas y estructuras innovadoras en su época. Estudió Arquitectura en Madrid e introdujo y desarrolló los principios del Movimiento Moderno en Galicia lo que se tradujo en una gran transformación urbana cuando ejerció como arquitecto municipal entre 1932 y 1954.

Siempre en busca de las nuevas tendencias en urbanismo, en 1929 visitó la Exposición Internacional de Barcelona y conoció de primera mano el Pabellón de Mies van der Rohe.

Otra de sus influencias fue el urbanista inglés Raymond Unwin, autor del texto Town planning in practice, cuyo discurso sobre los conjuntos residenciales con zonas verdes influyeron en el proyecto de Ciudad-Jardín, un conjunto de viviendas unifamiliares que impulsó a través de la cooperativa Domus.

Una frase de una de sus conferencias, recogida en la tesis doctoral Santiago Rey Pedreira. Constructor de ideas (Luis Walter Muñoz Fontenla, 2012. Universidade de A Coruña), resume bien su forma de entender el oficio: «El proyecto es solo eso, un proyecto. La arquitectura está en la obra ejecutada».